¿Por qué no es conveniente utilizar cargadores genéricos?

El problema con los cargadores es que cada equipo tiene uno propio y, en caso de rotura, reponer el original es mucho más costoso que comprar uno genérico. Todos los fabricantes recomiendan no usar otro tipo de cargadores y sin embargo, el mercado está repleto de ellos, pero ¿qué puede suceder si hacemos oídos sordos a esa recomendación? Te lo contamos en este post.

Probablemente recuerdas los distintos casos en que diferentes usuarios sufrieron quemaduras, electrocuciones, y otras lastimaduras graves como consecuencia del uso de cargadores genéricos. Ahorrarnos ese dinero podría salirnos muy caro, pero ¿por qué existe esa diferencia de precio?

En cuestión de cargadores, es mejor no ahorrar

En cuestión de cargadores, es mejor no ahorrar

Lo importante está en el interior

El especialista en electrónica, Ken Shirrif se encarga de analizar una serie de cargadores USB para comparar su rendimiento. Su objetivo es descubrir porqué las imitaciones pueden resultar peligrosas. Y como cualquier usuario puede observar, las diferencias no se encuentran en el exterior de los equipos, sino en los detalles internos.

Shirrif explica que cada fabricante trabaja arduamente para lograr que usuarios y empresas que se dedican a imitar sus productos no logren dar con un cargador genérico que funcione correctamente. Apple, Sony o HP no siguen el estándar USB e implementan sus propios tipos de dispositivos.

El problema es que, al no existir un estándar, el dispositivo conectado a los cargadores de imitación no hace lo esperado si no es compatible. Muchas veces, no suministran la potencia de la corriente eléctrica que indican y que requiere el dispositivo; eso sin contar que el circuito interno de baja calidad puede provocar distintos problemas.

Abaratar costos puede generar muchos problemas

Un cargador convierte la corriente alterna en una corriente continua de 5 voltios. Shirrif explica que la corriente alterna de entrada se convierte en corriente continua de alto voltaje, y se “trocea” decenas de miles de veces por segundo , convirtiéndola en corriente continua de bajo voltaje.

Los fabricantes de primer nivel utilizan un circuito integrado (IC) especializado, mientras que los imitadores sustituyen ese circuito, que encarece el producto final, por uno de menor calidad que puede provocar diversos problemas. Si el voltaje de salida no se regula bien, habrá ruido y picos debido a esa conmutación de alta frecuencia, lo que “podría dañar tu teléfono en niveles extremos, pero el síntoma más común es que la pantalla táctil no funciona cuando el cargador está conectado“, explica Shirrf.

Una preocupación menor, pero más frecuente, es la carga más lenta de lo normal ya que la imitación no mantiene un voltaje constante.

Finalmente, el problema más grave es que los fabricantes de estos cargadores genéricos ignoran los estándares de seguridad. En muchos casos ocurre que el aislamiento y los daños pueden ser importantes. En el mejor de los casos, tendremos un cargador quemado, pero también puede ser nuestro dispositivo o nuestro cuerpo.

Siempre es mejor prevenir que curar

Todos amamos los descuentos y tratamos de gastar lo menor posible; pero en este caso no es aconsejable hacerlo. Las consecuencias pueden ser graves, e incluso, podemos poner en riesgo nuestra propia seguridad.

Sabemos que los fabricantes siempre recomiendan que los accesorios siempre sean de su misma linea, y en el caso de los cargadores, tal como lo explican los especialistas, no se trata sólo de una cuestión de marketing.

Fuente: Xataka Movil